Abusé en clase de unas de mis alumnas indefensas.

Amenacé a una alumna japonesa con desvelarle al director de la escuela que era una zorra y que sería expulsada por ello. Le dije que si obedecía todas mis órdenes guardaría su secreto y la obligué a que se quitara las bragas y me enseñase su coño peludo.
Cuando se lo estaba comiendo, fueron apareciendo otros hombres que aprovecharon la ocasión para correrse en su boca.
Roberto25 / 16:51 /
/