Abusando de unas dependientas inmovilizadas.

Una extraña cosa pasará en la tienda de moviles, y es que un cliente tiene un reloj con el que parar el tiempo. Al usarlo, el cabrón se aprovecha de las sensuales dependientas inmovilizadas. Fíjate como les toca las tetas o le mete los teléfonos en sus medias, incluso abusa de una que termina haciéndole una mamada y una paja hasta que se corra en su boca.
RED50 / 29:35 /
/