Fui a casa de la nipona para meterle los dedos.

Después de un largo paseo por la ciudad, llegamos a la casa de la preciosa japonesa, la cual me ha invitado a tomar un café. Yo en realidad busco follar, pero ella es bastante tímida, por lo que será difícil convencerla. Por suerte nunca desisto en sobarla, al final consigo que se quite las bragas y me deje jugar con su coño, parece que la he masturbado muy bien ya que incluso accede a realizar una mamada.
Valgar56 / 40:43 /
/
Categorías: Amateur.