A la japonesa no le importa que el marido eyacule en su coño.

Un exótico matrimonio charla tranquilamente, pero el marido tiene otros planes, entre los que entran toca los senos o jugar con el chumino de su esposa. Al llegar la nipona al clímax será el momento de hacer una felación al hombre, así acto seguido podrá perforar su concha sin afeitar. En el final, la corrida del macho queda dentro de su almeja, ya que se olvida el cabrón de la marcha atrás.
STITCH12 / 30:52 /
/
Categorías: Mamadas, Porno Japonés.