Viciosa disfruta de un polvazo en el sofá con un pureta

La madurita y el pureta están sentados en el sofá cuando notan como los picores dejan paso a un calor en sus partes inaguantables. Entonces el colega le baja las bragas y juega con el piercing que tienen en el depilado potorro, ella se retuerce de placer, La zorra agarra el cipote y sin dudarlo se lo lame con gran destreza no aguantan más se la clava y se la clava a pelo y se corre sobre su chocho.
jacobof81 / 17:03 /
/