Blanco y negro con pollas descomunales se cepillan a oriental.

Una oriental de rodillas comiéndose dos descomunales pollas, en el sofá la tumban y mientras el negrata le da para que trague, el pureta le lame su peludo felpudo. Pero ella desea realmente que se la follen, así que el de piel oscura la coloca encima y a pelo la embiste al tiempo que el blanco le llena la boca con su rabo, cambian posiciones y ella no para de gemir esperando que descarguen sobre su garganta sedienta una buena ración de lefa.
jacobof81 / 05:09 /
/