Adolescente pelirroja es amarrada y obligada a fornicar.

Una colegiala es secuestrada y atada como una perra, es obligada a ser sumisa. La mujer es tratada como una guarra y debe comerse el rabo de un yakusa para sobrevivir. En Tokio algunas putas están deseando esto y esta delgada tia parece que acaba saboreando la katana de ese cabron hasta muy profundo, casi ahogandose con su propia saliva y con la leche de este. ¿La liberara?.
juancar86 / 07:37 /
/