Nada mejor que un masaje con final feliz.

El tipo acude a su masajista una vez por semana y esta vez va a ser diferente ya que va a terminar con final feliz. Ella le echa aceite por la espalda y se sube encima restregándole los melones al colega. Es cuando el paga mas dinero a la furcia y le agarra el pene masturbándoselo a dos manos. Luego le mete el falo por su almeja sin pelos. Acaba por echar el semen tras la gayola de la zorra.
juancar86 / 30:53 /
/