Nipona sedienta se traga hasta la última gota de semen.

La cara de inocencia de esta preciosa japonesa contrasta con las ganas con las que se come la polla de un chico anónimo.
Sabe que el semen es un líquido muy apreciado y se esfuerza por no derramar ni una sola gota. Juguetea con él en la boca y la abre para demostrar que se ha tragado todo su contenido.
Roberto25 / 02:10 /
/