Un doctor excitado se aprovecha de su paciente.

La mujer llega al médico a su revisión de vulva. El colega la obliga a tumbarse desnuda en la camilla y desde allí le acaricia la almeja con las yemas de los dedos. Se sienta cerca suya y le agarra los senos naturales mordiéndole el lóbulo. Le restriega la mano por su almeja bien depilada y le inyecta el falo en sus labios inferiores agarrándola por la cadera.
slikman66 / 08:34 /
/