Sobando las enormes tetas de una pechugona muy caliente.

El mejor modo de excitar a la mujer oriental es dándole un masaje en el cuello, la sonrisa va dibujándose en su morboso rostro y el macho puede llevar los dedos a sus labios, así ella los succionará. Pero aún hay que excitar mas a la nipona por lo que empiezan a sobar sus gigantescos pechos, incluso frotarán sus pezones para que se ericen.
STITCH12 / 07:47 /
/