Si el chico estudia, la maestra le comerá el rabo.

Los estudios vuelven loco a cualquier joven, aunque yo me hubiese aplicado más si hubiese tenido una profesora particular como el protagonista de este vídeo. Si la recompensa por hacer los deberes es tener sexo salvaje con la japonesa, seguro que sacaría matriculas, todo sea por comerse el peludo chocho de ella o que te haga una mamada sin importarle que te corras en sus morros.
maxton70 / 47:19 /
/